Blogia
zeniaregalado

Historias de silbones

Cuenta una leyenda del estado venezolano de Portuguesa, que de noche en aquellos llanos se escucha el lamento del silbón, un joven que mató a su padre y fue condenado por su abuelo a huir de por vida con el cuerpo lleno de heridas untadas en ají picante y con un perro pisándole los talones.
Es el mundo real maravilloso de América Latina que nadie como García Márquez ha contado. Los libros muchas veces se quedan cortos ante realidades tan llenas de misticismo.
Los cubanos que han dejado sus huellas por allá han conocido de esas leyendas y las cuentan saboreando el sabor de lo mágico, ese del cual se asombran muchos europeos desde su mundo racional.
Bien fresca tiene Armando Regueira Valdés uno de los participantes pinareños en la Misión Robinson un intercambio con Hugo Chávez en el cual el presidente venezolano le preguntó:
-Has oído chillar al silbón.
-No, le respondió.
-Cuando yo era muy pequeño mis padres –argumentó el Presidente- me decían allá en Barinas: si te levantas temprano te coge el silbón. Yo me tapaba cabeza y todo por el miedo.
Y es que en Venezuela, como en todo el continente pululan historias de hechos desmesurados de todo tipo.
Regueira no olvida que una vez leyó una de ellas en un periódico del estado de Portuguesa, en el cual él trabajaba y que hablaba de un ser mítico que tejía las palmeras durante la noche.
Regueira regresó hace poco de Venezuela junto con otros cinco pinareños. Allá estuvo 26 meses en el estado de Portuguesa como asesor principal de la Misión Robinson -por ello atendía los 14 municipios de ese estado- que alfabetizó a un millón 438 000 venezolanos.
Él, con 48 años, estuvo anteriormente 26 en la enseñanza de educación de adultos en el municipio de Minas de Matahambre, Pinar del Río, con una amplia experiencia en escuelas, secundarias y facultades obrero campesinas.
“Lo de Venezuela fue inédito –nos relata- pues las condiciones son diferentes a las de Cuba, sin un nivel de organización social como el nuestro.
Tuvimos que organizar y crear ese sistema de trabajo, pues nuestro contacto era con personas excluidas hasta ese momento desde todos los puntos de vista, tanto del económico como el social, eran iletrados.
“La comunicación al inicio fue muy difícil, pues debido a las campañas de desinformación tenían muchos prejuicios acerca de Cuba y tuvimos que explicar mucho acerca de todas esas mentiras que se dicen.
“Después comenzaron a querernos, pues nosotros llevábamos el mayor mensaje: el de la verdad, el de la vida, con el tiempo pedían que fueran los cubanos quienes les impartieran los talleres de trabajo para desarrollar el método de alfabetización audiovisual Yo sí puedo, de la profesora cubana Leonela Remis, que hoy se aplica en muchos países del mundo, pues demostró su eficacia.
Esa técnica consiste en 64 videoclases, las cuales permiten aprender a leer y escribir en siete semanas, con la ayuda de los facilitadores, quienes después de la videoclases guían a las personas en el trazado de cada rasgo y número, según explicó el pedagogo.
“Era hermoso ver niños de ocho años, adolescentes entre 16 y 19 y personas de hasta 103 iniciándose en el conocimiento. Poco a poco fueron cambiando su vida social y sus relaciones. Al principio decían que el loro viejo no aprende a hablar, después aseguraban lo contrario.
“Todos trabajábamos por elevarles la autoestima: tú si puedes, tú si sabes, les decíamos. El estado en el que nos encontrábamos resultó uno de los tres mejores y ahora se da seguimiento para que alcancen el sexto grado. En él solamente ya hay 20 000 matriculados en quinto grado y muchos de los que son ya padres, tíos o abuelos trabajan para que los niños vayan a las escuelas bolivarianas, pues cuando comenzó todo el plan el 20 por ciento de los niños venezolanos no iba a dichas escuelas.
LO QUE MÁS DUELE
Para Regueira lo más impactante fue conocer la historia de América Latina como observador y participante directo. Algo que nada más sabía por las lecturas y la historia.
“Los niños te pedían en los restaurantes. Veías personas enfermas que no tienen dinero para ir a las clínicas privadas, jóvenes que morían de cáncer por no tener recursos y que atendidos a tiempo se hubieran salvado. Los malandros –adolescentes sin trabajo- deambulan por la calle haciendo fechorías.
“El cambio ha llegado con muchos programas sociales para mejorar el empleo y la justicia social. Venezuela tiene como presidente a un líder indiscutible, y el país bonito y esperanzador se desea ya se está construyendo, aunque no es tarea fácil ni de dos días.
“Solamente en el estado en el que yo estaba ya hay 1 340 venezolanos, la mayoría jóvenes, preparándose en las aldeas universitarias que funcionan en todos los municipios”.
“Yo dejé aquí a mi hijo, que es estudiante de cuarto año de Medicina y al menor de ocho años, pero le digo a usted con toda sinceridad, los extrañaba mucho, y también a mi esposa. Pero al ver a niños allá de cuatro y cinco años pidiendo y tirando de tu camisa, yo sabía que los míos estaban bien seguros, con su uniforme, sus libros y la atención de salud.
“Muchas cosas han comenzado a cambiar en Venezuela. En las escuelas bolivarianas los niños tienen clases hasta las cuatro de la tarde, y les dan merienda y almuerzo, además de que se crearon comedores comunitarios para los niños. Funciona también el Simoncito, una especie de círculo infantil, y también hay liceos bolivarianos, que es la enseñanza Preuniversitaria”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Zenia -

SALUDOS RAY. BUEN FIN DE SEMANA AMIGO.
HOLA NOVIEMBRE, NO ME HAS DEJADO PISTAS PARA SEGUIRTE YO A TI, JA JA JA . NO IMPORTA SI QUIERES SEGUIR ASÍ A ESCONDIDAS.

noviembre -

me encantó tu blog. seguiré tu pista.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

RAYDIGON -

pase a saludar, feliz fin.

besitos

Zenia -

SALUDOS NICOLÁS. CIERTO.

¡QUIEN DIRÍA QUE UN PAÍS CON TANTOS RECURSOS AHORA TIENE QUE RESOLVER TODO ESO QUE SE HA ACUMULADO¡.
ENTRE RIQUEZA Y DISTRIBUCIÓN DE LAS RIQUEZAS HAY UNA GRAN DIFERENCIA. ESA HISTORIA ASNTERIOR DE VENEZUELA MUCHOS TRATAN HOY DE IGNORARLA.

Nicolás -

Qué horror, sí... eso trajeron algunos regímenes políticos, durante décadas, a uno de los países más ricos del mundo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres