Blogia
zeniaregalado

El Cristo de La Habana

Por Zenia Regalado

Detalles curiosos sobre esta monumental obra que mira al mar en Ciudad de La Habana , y relacionados con su autora, la pinareña Jilma Madera, nos fueron contados por un amigo de la artista.


La mayor escultura del mundo en mármol blanco de Carrara hecha por una mujer es el Cristo de La Habana, que alcanza 20 metros de altura.
Su autora, la pinareña Jilma Madera tuvo en su haber numerosas obras que le valieron fama y reconocimiento en todo el mundo.
Su apoderado cultural, como ella nombró a Jorge del Valle González, investigador de la Unión de Historiadores, la define como una mujer enamorada de la vida, quien el día de la inauguración del Cristo, el 25 de diciembre de 1958 dijo: “Lo hice para que lo recuerden, no para que lo adoren : es mármol”.
Ella dejó su huella en diferentes partes del mundo. En Puerto Rico está la escultura de Eugenio María de Hostos; en República Dominicana, la de Máximo Gómez.
El primer busto que le realizaran a Franklin Delano Roosevelt salió de sus manos, y por ello la esposa de este político al visitar Cuba en el año 1945 la invitó a un almuerzo.
Jorge del Valle nos precisó que para crear la monumental figura de Cristo ella detuvo otro boceto que le premiaron: el del frontis del Palacio de Justicia, hoy Palacio de la Revolución,.
Se trataba de un complejo escultórico sobre el triunfo de la justicia, en el que ésta aparecía por vez primera sin venda en los ojos.
Creativa y profesional, así se le recuerda. Fue la primera artista que trabajó la terracota en Cuba .
Abandonó el pequeño y medio formato por las esculturas monumentales a partir de una visita al museo del Louvre, en Francia, donde vio la famosa escultura helenística de la victoria de Samotracia, descubierta en 1863 en un sepulcro de la isla de igual nombre, al noreste de Grecia.
EL CRISTO
En la bahía de La Habana, en la cima de la Loma de La Cabaña y a 50 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el Cristo de La Habana, que no está con los brazos abiertos como los de la montaña de Corcovado, en Río de Janeiro; de Lubango, en Angola; o Lisboa, Portugal.
Nuestro entrevistado afirma que si bien Jilma era anticlerical y atea, simpatizaba con aquel defensor de los pobres.
Para esculpirlo no empleó ningún modelo, sino que se inspiró en su ideal de belleza masculina.
La monumental obra pesa 320 toneladas, y se emplearon en ella 600 de mármol blanco de Carrara. La conformaron 67 piezas hechas en las canteras de esa localidad italiana, donde la artista pasó dos años.
El dinero que ganó en el concurso para elegir el mejor boceto lo empleó para comprar el mármol. Llevó con ella su trabajo premiado: una figura de tres metros hecha con una amalgama de yeso.
Estando en Italia lamentó la “desaparición física” de Fidel Castro difundida por los medios batistianos.
El líder del Moncada la había impresionado desde que ella leyó en México el alegato La Historia me absolverá que una amistad le entregó en hojas mimeografiadas. Varias veces conversó con él después del triunfo de enero de 1959.
Era martiana de raíz, por ello consideró el Martí del Turquino -ideado por las hermanas Segredo, también pinareñas- como su obra cumbre.
Muy responsable con su trabajo, envió a Cuba las 67 piezas perfectamente protegidas.
DETALLES CURIOSOS
A la majestuosa escultura le dejó los ojos vacíos, para que diera la impresión de mirar a todos desde cualquier lugar.
Los pies de la figura calzan unas chancletas de meter el dedo pues Jilma usó las que usaba ella como modelo.
En una de las dos oportunidades que un rayo se impactó contra la escultura, su autora tuvo la visita del Che en este también excelente mirador. Le explicó al guerrillero numerosos aspectos sobre El Cristo.
En su casa de Lawton - donde vivió desde la década del 40- había detalles que llamaban la atención, entre ellos una foto del Che.
Fue en 1937 que ingresó en la escuela de artes plásticas de San Alejandro, después de haber estudiado piano.
El arte de esta mujer la hizo muy conocida en el mundo.
Visitó diversos lugares atraída por su pasión: esculpir. Estuvo en numerosos sitios de Estados Unidos, Yucatán y Europa. Fue recibida en un hotel en Atenas por el emperador etíope Hailé Selassié. Conoció a la reina Federica y a Charles De Gaulle.
Había nacido el 17 de septiembre de 1915 en San Cristóbal, Pinar del Río. Su padre fue funcionario de esa municipalidad y tenía una finca de unas 23 caballerías. Después de la ley de Reforma Agraria ella jamás se interesó por ellas.
Ya con la Revolución en el poder alfabetizó en La Palma y hasta su muerte, el 21 de febrero de 2000- mantuvo contactos con la familia que la acogió durante aquella epopeya.
Siempre mantuvo sus lazos afectivos con la prodigiosa tierra que la vio nacer: Pinar del Río, cuna de grandes artistas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

zenia -

BIENVENIDO RAYDIGÓN. BUENOS DÍAS. GRACIAS POR TUS PALABRAS. ESTA ARTISTA MERECEN QUE LA RECUERDEN PUES FUE UNIVERSAL.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

RAYDIGON -

Buenos dias...
Hermoso Cristo y tu explicacion, genial.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres