Blogia
zeniaregalado

  Arroyo de Mantua es un pueblo vacío

 

Una de las comunidades más septentrionales de Pinar del Río fue totalmente evacuada en pocas horas. La inminencia del huracán Wilma y las inundaciones que han provocado en Pinar del Río sus intensas lluvias, podrían romper los muros de una micropresa cercana e inundar el pueblo

 

María Bárbara Hernández y Amaury E. del Valle
Foto: Calixto N. Llanes

 

 

La Vigía ya es la noticia del huracán Wilma. Por lo menos es así para Arroyo de Mantua, uno de los poblados más occidentales de Cuba, amenazado hoy con un “tsunami” que viene de tierra firme.

 

A poco más de un kilómetro del poblado pesquero, famoso por sus langostas y bonitos, la pequeña micropresa de La Vigía, utilizada por la Agricultura para regar sus cultivos, se ha convertido en un enorme monstruo de agua, producto de las intensas precipitaciones de los últimos días.

 

Comúnmente esta micropresa, considerada así por tener una capacidad de embalse inferior a los tres millones de metros cúbicos y una altura menor a los 15 metros, en condiciones normales podría aguantar con su dique un caudal considerable.

 

Hoy no es así. Las lluvias la han engordado a tal punto, que ahora no le cabe una gota más. Con casi tres millones de metros cúbicos, el agua amenaza con desbordarse por encima de su pared, la cual ya ha empezado a socavar.

 

Por eso en Arroyo de Mantua existe preocupación por los efectos de Wilma. De repetirse las intensas precipitaciones, como sucedió en días pasados, cuando en apenas diez horas cayeron aquí más de 400 milímetros, La Vigía cedería y una pared de agua densa y destructora avanzaría incontenible hacia el pueblo loma abajo.

 

La inundación es casi cierta. Wilma, pase o no por el extremo occidental de nuestro archipiélago, traerá mucha agua al territorio. También con el huracán vendrán las olas, que se estima alcancen alturas superiores a los tres metros.

 

De producirse ambos fenómenos, marejada y deslave de la micropresa, provocaría una inundación en las calles de Arroyo de Mantua, cuyo nivel podría superar los cinco metros de altura y sepultar gran parte de las 1 103 casas del pueblo. “Este es un pueblo de pescadores, de gente de mar. Han visto que mejoró el tiempo hoy y no creen que vaya a suceder nada”, nos dijo José Ramón Escandel, presidente del Consejo Popular Arroyo de Mantua.

 

“Pero si el muro de La Vigía no aguanta, como todo parece indicar, serían mas de tres millones de metros cúbicos de agua, bajando por aquí mismo hacia un mar bravío incapaz de asimilarlo”, agregó. Para evitar eso, el Poder Popular, el MININT y las FAR evalúan junto a los especialistas de Recursos Hidráulicos y la Agricultura cómo fortalecer la cortina o alguna otra variante para atenuar la crecida.

 

SALIDA INMEDIATA

 

No obstante, se ha decretado la salida de todo el mundo. Incluso, la policía ha ayudado a convencer a algunos pobladores incrédulos que no valoran el peligro que los acecha, pues desde que se fundó a mediados de 1800, el caserío nunca había vivido una evacuación total.

 

Allá quedaron apenas algunos animales sueltos, que recorrían sin rumbo las calles del pueblo. Hasta las langostas nadaron mar adentro evitando que la marejada las sembrara tierra adentro.

 

Desde ayer, en las últimas horas de la tarde, Arroyo de Mantua es un pueblo vacío.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres